NUESTRA HISTORIA

Nacimos en el siglo XIX en Granada, España, para restaurar en el mundo la Soberanía de Cristo haciéndole reinar en el corazón de todos los hombres.

Con fidelidad siempre creativa, estamos entregadas con entusiasmo a la misión confiada por la Iglesia: Ser ante el mundo testimonios vivos de que Jesucristo vive y reina.

Nuestro camino como Hijas de Cristo tiene su inicio en la experiencia carismática del Rey que nos viene del Ven. Padre José Gras y Granollers, y esta fuerza fundacional es la que envuelve y reviste todo el caminar del Instituto, dejando su impronta en la historia de más de un siglo.

En fidelidad a ese carisma que se nos donó, con la pasión de un amor a Cristo que nos quema el alma, nuestro único afán es hacer presente su Reinado entre los hombres y este amor nos hace ser capaces de entregar la vida, para que el mundo sienta su dulce Soberanía de amor, de paz, de gracia y de vida plena.

NUESTRA MISIÓN COMO HIJA DE CRISTO REY ES…

Ser testigos: viviendo gozosamente el hoy de nuestra historia, de nuestra consagración; manifestando y mostrando al mundo, que solamente se puede ser plenamente feliz, cuando se acepta a Cristo como Rey y Señor de la propia vida y de la historia.

Ser Evangelizadoras: educando a los niños y jóvenes de hoy para ser felices, formando la mente en la Verdad y el corazón en el Bien.

Ser Apóstoles: dando respuestas a las necesidades de los hombres de todos los tiempos, haciendo vida en nosotras, el lema: Cristo reina.

NUESTRO LEMA

Cristo reina pronuncian nuestros labios.

Cristo reina escriben nuestras plumas.

Cristo reina han de hacer resonar en todas partes nuestras obras.

Cristo reina es la proclamación de la verdad, luz y vida… honor y gloria de todos los corazones.

Cristo reina expresa una verdad inmensa y eterna porque Cristo es Rey más allá de la creación y de los siglos.

Cristo reina ahora, en este momento de la vida de cada uno, como reinó ayer y reinará mañana.

Cristo reina es el grito de luz, el grito de honor y el grito de salvación de todos los hombres y de todos los pueblos del mundo, porque sólo Cristo es el sol de la vida, de la salud y de la resurrección social.

Si estampamos el lema Cristo reina con letras de fuego en nuestro corazón, si logramos hacerlo adoptar en todas las familias.

Cristo Rey aclamarán los pueblos, las ciudades, las naciones y los imperios.

JOSÉ GRAS Y GRANOLLERS

Un hombre profundamente humano y abierto plenamente a lo divino.

SU VIDA FUE MUY SENCILLA, COMO SON SENCILLAS LAS OBRAS DE DIOS.

Don José Gras y Granollers, fundador del Instituto de las Hijas de Cristo Rey, nació en Agramunt (Lérida), el 22 de enero de 1834 en el seno de una familia de agricultores pobres. Poco sabemos de su infancia, pues a él no le gustaba hablar de sí mismo; parece que fue un niño formal y piadoso, más amante del estudio que del juego. Apenas alcanzó la edad suficiente se vio obligado a ayudar al padre en el campo. De niño tenía un gran deseo: ser sacerdote. En 1846 salió de Agramunt para entrar en el Seminario. Recorrió a pie los 120 Kms. que lo separaban de Barcelona. En 1847 comenzó sus estudios eclesiásticos en esta ciudad. Escritor incansable, comenzó a escribir colaborando con sus artículos en varios periódicos y revistas cuando era todavía seminarista, publicando además algunos opúsculos y libros.

El 20 de marzo de 1858 fue ordenado sacerdote en Barcelona.

Un hombre profundamente humano y abierto plenamente a lo divino.

Hasta 1866 en que se establece definitivamente en Granada, como Canónigo de la Abadía del Sacro Monte, se comprometió en diversos apostolados: Catedrático de Teología Dogmática, durante dos años, en el seminario de Tarragona; coadjutor de las parroquias de San José y Santos Justo y Pastor de Barcelona; preceptor en Madrid y Écija (Sevilla) de los hijos de algunas familias nobles.

Ya en Granada, funda en 1866 la Asociación de carácter religioso-literario, “Academia y Corte de Cristo”, con el fin de dar a conocer y adorar la Soberanía de Jesucristo y, como medio para realizar el fin propuesto, la revista “El Bien” que publicó por más de cincuenta años, hasta su muerte.

En 1876, con el deseo de hacer reinar a Cristo en la familia y en la sociedad a través de la enseñanza, funda el Instituto religioso de Hijas de Cristo Rey. Murió en Granada el 7 de julio de 1918.

UN LEMA: Cristo Reina

Todo el amor a Cristo que ardía en su corazón, todas sus ansias de hacerle Rey de todos los corazones, hacen que la vida del Padre Gras se concentre en dos palabras que fueron para él lema, síntesis de vida, manifestación de su pensamiento y expresión de sus sueños:

Es:

Anuncio de Cristo.
Proclamación de su reinado.
Defensa de sus derechos.
Educación verdadera.
Profesión de fe y compromiso de vida.

RESEÑA DEL COLEGIO

El Colegio fue fundado el 29 de enero de 1965 con R.D. N° 393 siendo Superiora de la Congregación de las Carmelitas de la Caridad la Reverenda Madre Josefa Antonia Badiola Sorrondeguí, quien solicitó autorización de funcionamiento de una Escuela Particular de Educación Primaria Completa, para mujeres, en el distrito de Pueblo Libre, bajo el nombre de “Vedruna”.

Pasaron los años y las hermanas Carmelitas de la Caridad decidieron traspasar el Colegio a otra congregación religiosa. Esta decisión la tomaron al replantear su labor de acuerdo a su carisma, dando respuesta al pensamiento de Madre Joaquina Vedruna.

Las Hijas de Cristo Rey vieron la oportunidad de continuar con su obra en el Perú a través del Colegio y en 1980 se hicieron cargo de él. La primera Directora fue la Madre María Rosa Torreblanca Laurel acompañada de las hermanas Lucinia González, Pilar Domingo, Luz Estella Lozano, Consuelo Librado, María del Pilar Fernández y Sonia Castro.

Su trabajo fue muy fructífero, debido a que su labor estaba cimentada en el sacrificio, la entrega y el espíritu de servicio.

En 1985 después de iniciar los trámites correspondientes, el Colegio cambio de nombre de Centro Educativo Particular “Vedruna” a Centro Educativo Particular “Cristo Rey” según decreto N° 1113.

Durante todos estos años, las Hijas de Cristo Rey, con el apoyo de la Comunidad Educativa han formado a más de mil mujeres y construyeron pensando en ellas, un segundo hogar, el Colegio que ahora conocemos.

A continuación, presentamos los Directivos que han pasado por nuestra Institución Educativa:

  • Madre María Rosa Torreblanca Laurel de 1981 a 1985.
  • Madre Isabel García Ruíz de 1986 a 1988.
  • Madre María Rosa Torreblanca Laurel de 1989 a 1990.
  • Madre Luz Estella Lozano Missle de 1991 a 1995.
  • Madre Fiorella Capurro Sánchez de 1995 a 2000.
  • Madre María Jesús Gutiérrez Martínez de 2001 a 2004
  • Madre Yenny Velásquez Velásquez de 2005 a 2008.
  • Madre Karla Dávila García de 2009 al 2012.
  • Madre Fiorella Capurro Sánchez del 2013 al 2016.
  • Juan Carlos Capurro Quimper del 2016 hasta la fecha.

Continuamos la obra

“Hacer reinar a Cristo del uno al otro confín”,
por medio del apostolado de la Educación.
(Venerable Padre José Gras)

MISIÓN

Somos una Institución Educativa de carácter católico y privado, que educa niñas y adolescentes, fundamentada en la filosofía de las Religiosas Hijas de Cristo Rey.

Sustentamos nuestro quehacer pedagógico en una formación evangelizadora, educando la mente en la búsqueda de la Verdad y fortaleciendo el corazón en el Bien, brindando a nuestras estudiantes una educación integral de calidad, con un alto nivel académico y sólida formación en valores humano cristianos, para transformar la familia y la sociedad haciendo que Cristo reine.

“Digan con su vida Cristo reina”

“Te proclamamos Rey y deseamos que seas Rey de todos los corazones”

VISIÓN

Ser al 2021 una Institución Educativa líder a nivel nacional e internacional, reconocida por su formación evangelizadora, iluminando la inteligencia y hermoseando el corazón de las estudiantes, a través del carisma de las Religiosas Hijas de Cristo Rey, con estándares de calidad educativa humanista, científica y tecnológica, formando así líderes católicas y competentes para ser transformadoras de la sociedad como mujeres de Bien.